James George Jatras — WIKILEAKS Y EL “VAULT 7”: LO QUE SIEMPRE SOSPECHAMOS RESULTÓ SER CIERTO

WIKILEAKS Y EL “VAULT 7”: LO QUE SIEMPRE SOSPECHAMOS RESULTÓ SER CIERTO

24.03.2017

(El siguiente texto es la transcripción de una entrevista).

No creo que nadie esté realmente sorprendido por estas revelaciones. Todo el mundo sabía que teníamos medios técnicos muy capaces para espiar a todo tipo de personas. Puede ser que sea un poco alarmante para la gente ver lo que hay ahí fuera, ver cómo de buenas parecían ser algunas de estas cosas. Pero no creo que nadie se sorprenda de que los estadounidenses lo tengan.

Seamos honestos, estoy seguro de que muchos otros países – Rusia, China, Irán, Israel – también pueden hacer algunas cosas como esta. Creo que, si alguien tenía alguna ilusión de privacidad, que lo olvide. Puede haber intentos de restricciones legales sobre los medios técnicos, pero la tecnología está ahí y es muy difícil de contrarrestar. Incluso si Skype, Telegram, WhatsApp y todo el resto tratan de mejorar sus sistemas, creo que casi todos los sistemas que tienen una contramedida tienen alguna nueva forma de ser atacados.

En cuanto a las acusaciones contra Rusia, la única cosa en la que la gente se está centrando, incluso los medios de comunicación estadounidenses, es todo esto de la CIA usando el código ruso como una bandera falsa para sus actividades cibernéticas.

Recordemos que en diciembre, cuando estas acusaciones del “hackeo ruso” salieron de la administración Obama, una de las grandes cosas que señalaron, ya que no presentaron ninguna otra evidencia, fue: “. . .  y encontramos código ruso” como si eso fuera muy significativo. Por supuesto, esto es ridículo, es como decir: “¡Si una banda de ladrones de bancos utilizó un Volkswagen como coche de escape, deben haber sido alemanes!” – Esto es simplemente un argumento absurdo. Pero creo que ahora se revela como completamente absurdo.

La otra cosa es que estas revelaciones dan un respaldo muy fuerte a la afirmación de Donald Trump de que fue hackeado o vigilado por la administración Obama, porque muestra cómo la CIA y otras agencias podrían haber hecho esto sin dejar huellas dactilares o huellas rusas. Creo que sus acusaciones de que estaba siendo monitorizado son mucho más fuertes ahora a la luz de estas revelaciones.

Y finalmente, creo que nadie más lo ha comentado, los especialistas deberían mirar muy de cerca algo que llamamos la evidencia de los países de los “Cinco Ojos”. Se trata de los Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, con los que tenemos una relación muy fuerte. Los servicios de inteligencia de estos países son esencialmente satélites de la CIA, la NSA y las otras agencias estadounidenses. Si nos fijamos en las negaciones de Barack Obama y James Clapper y otros funcionarios estadounidenses, de que no supervisaron la campaña Trump, son muy precisos en su idioma. “No hemos puesto escuchas telefónicas” – ¿qué crees que es esto, la década de 1940? Usted no pone ya micrófonos en los cables, usted utiliza otros medios. O Clapper diciendo: ninguna agencia “nacional” estadounidense supervisó la campaña Trump. Ahora bien, tal vez esto se hizo a través de una agencia no “nacional”, no estadounidense, ya que una cosa común entre los países de los Cinco Ojos para evitar las prohibiciones internas de espionaje es externalizar a una de las agencias hermanas. Por lo tanto, si la NSA o la CIA espiaran a alguien en los Estados Unidos, no lo hacen por sí mismos. Preguntan a sus amigos británicos en el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno en el Reino Unido: “Espíen a estas personas estadounidenses, solo dennos sus datos”. De esa manera no violan ninguna ley estadounidense, simplemente recurren a otra agencia extranjera que recoge los datos que quieren y se los entregan a ellos.

Por lo tanto, podría haber evidencia de este tipo de cosas en el hallazgo de información de Wikileaks y será muy interesante ver si hay alguna pista a este respecto.