La guerra contra Siria: las dos partes van al “plan B”

por The Saker. Escrito para Unz Review: http://www.unz.com/tsaker/the-war-against-syria-both-sides-go-to-plan-b/. En The Saker. Traducción de Leonardo Del Grosso

En vista del fracaso total de la política de Estados Unidos para derrocar a Assad y provocar el cambio de régimen de Siria, para los Estados Unidos ha llegado el momento de hacer una elección fundamental: negociar o doblar la apuesta. Al parecer, Kerry y otros inicialmente intentaron negociar, pero el Pentágono, decidiendo otra cosa, rompió a traición los términos del acuerdo e (ilegalmente) bombardeó a las fuerzas sirias. En ese momento, Kerry, el Poder y el resto de los mismos sintieron como que no tenían más remedio que “unir” al Pentágono y doblar la apuesta. Ahora los EE.UU. “advierten” a Rusia que si continúa la ofensiva en Alepo, los EE.UU. no reanudarán las negociaciones. Esta es una amenaza bastante extraña teniendo en cuenta que los EE.UU. son claramente incapaces de atenerse a ningún acuerdo y que los rusos ya han llegado a la conclusión de que los EE.UU. son “incapaces-de-acuerdo”. La reacción de Rusia era predecible: Lavrov admitiendo que ni siquiera podía tomar en serio a sus colegas estadounidenses.

Bueno, por lo que ambas partes están hartas entre ellas. ¿Que viene después?

Los EE.UU. enviarán más armas para Daesh, incluyendo MANPADs, TOWs y Javelins. El efecto de esto será marginal. Aeronaves de ala fija rusas vuelan a más de 5.000 mts. donde están fuera del alcance de los MANPADs. Estas aeronaves son actualmente el principal proveedor de soporte de la potencia de fuego de los sirios. Helicópteros de combate rusos, mientras que probablemente no son inmunes a los MANPADs aún son muy resistentes a este tipo de ataques debido a tres factores: tácticos, alcance de las armas, y capacidad de supervivencia: Mi-28s y Ka-52s tienen misiles con un alcance máximo de 10 kmts. y la forma en que típicamente actúan en conjunto es en una especie de “rotación”, donde uno de los helicópteros vuela a adquirir el objetivo, abre fuego, inmediatamente se vuelve atrás y se sustituye por el siguiente. En este asunto se protegen mutuamente al tiempo que presentan un objetivo muy difícil de alcanzar. Helicópteros de transporte rusos, sin embargo, estan en un riesgo mucho mayor de ser derribados por un MANPAD estadounidense. Así que, sí, si los EE.UU. inundan el teatro sirio con MANPADs, aviones sirios y helicópteros de transporte rusos serán puestos en riesgo, pero eso no será suficiente para afectar significativamente las operaciones rusas o sirias.

Las opciones de escalamiento rusas son mucho más diversas: Rusia puede enviar más tanques T-90 (a los que los TOWs, al parecer, no pueden derrotar), más artillería (especialmente modernos lanzacohetes múltiples y sistemas de lanzallamas pesados como el TOS-1). Las fuerzas aeroespaciales de Rusia también podrían decidir participar en ataques aéreos mucho más pesados que incluyen el uso de las municiones de racimo y termobáricas. Por último, Rusia podría enviar verdaderas fuerzas terrestres que varían en tamaño desde unos pocos batallones hasta, en teoría, una brigada completa. El problema con esa opción es que esto supondría un incremento importante en el compromiso de las fuerzas rusas en esta guerra, a lo que muchos rusos se opondrían. Aún así, ya que los iraníes y, sobre todo, Hezbolá, se han utilizado como un “cuerpo de bomberos” para “tapar” los agujeros en el frente ocasionados por varias derrotas de unidades del ejército sirio, no es imposible que los rusos pudieran comprometer un grupo táctico de batallones de armas combinadas en un segmento crucial del frente y luego retirarlo tan pronto como sea posible. El propósito de esta estrategia sería doble: apoyar a los combatientes sirios con tanta potencia de fuego como sea posible mientras que, al mismo tiempo, lenta pero infaliblemente desangrar a las fuerzas de Daesh hasta que lleguen a un punto de ruptura. Básicamente, la misma estrategia que antes del cese del fuego.

Entonces, ¿por qué los rusos están de acuerdo con el cese del fuego en primer lugar?

Debido a la creencia tradicional de que un mal alto el fuego es mejor que una buena guerra, Rusia está tratando de no escalar la confrontación con los EE.UU. y porque Rusia cree que el tiempo está de su lado. Estoy bastante seguro que los militares rusos habrían preferido proceder sin cese del fuego, pero estoy igualmente seguro de que también estuvieron de acuerdo con probar y ver. Esta es la vieja contradicción: los occidentales también desean resultados “ya”, mientras que los rusos siempre se toman su tiempo y se mueven muy lentamente. Es por ello que para una audiencia occidental el Kremlin bajo Putin es siempre “lento” o “indeciso” o de otra manera frustrante en lo que parece ser casi una falta de propósito y determinación. Donde esta actitud típicamente rusa se convierte en un problema es cuando señala a los líderes del estado profundo de Estados Unidos que Rusia no sólo es vacilante, sino posiblemente asustada. De una manera perversa, la falta de “demostración de fuerza” por parte de Rusia se arriesga a dar a los estadounidenses la impresión de que “los rusos han parpadeado”. Siempre estoy bastante sorprendido cuando veo las reacciones occidentales al suave, diplomático lenguaje utilizado por diplomáticos rusos. Donde los estadounidenses comparan abiertamente a Putin con Hitler y exigen la imposición de una (completamente ilegal) zona de exclusión aérea sobre Siria, los rusos responden con “mi amigo John” y “nuestros socios” y “negociaciones deben proceder”. Más a menudo que menos, cuando los estadounidenses escuchan el lenguaje diplomático de los rusos, ellos lo confunden con debilidad y se sienten más envalentonados todavía y hacen incluso más amenazas. Es en parte por esta razón que Rusia y los Estados Unidos están, una vez más, en un curso de colisión.

Una vez que los EE.UU. se dan cuenta de que su política de envío de MANPADs a Siria no funciona, quedará sólo una última carta para jugar: intento de imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria.

La buena noticia es que a juzgar por este intercambio, los generales estadounidenses entienden que cualquier medida de Estados Unidos significaría la guerra con Rusia. La mala noticia es que los neoconservadores parecen haber llevado a establecer exactamente eso. Dado que tal evento se ha convertido en posible, tenemos que mirar lo que esto conllevaría exactamente.

La forma en que la doctrina norteamericana establece imponer una zona de exclusión aérea es bastante directa: se inicia con una serie intensiva de ataques de la USAF (Fuerza Aérea) y USN (Marina) con misiles de crucero y bombardeos cuyo objetivo es desactivar las defensas antiaéreas enemigas y las capacidades de mando y control. En esta etapa interferencia pesada y ataques de misiles anti-radiación juegan un papel clave. Esto es también cuando los estadounidenses, si tienen alguna esperanza de lograr una sorpresa táctica, harán típicos ataques contra las bases aéreas enemigas, con un énfasis especial en la destrucción de los aviones estacionados, pistas aéreas e instalaciones de almacenamiento de combustible. Esta primera fase puede durar desde 48 horas a 10 días, dependiendo de la complejidad/supervivencia de la red de defensa aérea enemiga. La segunda fase incluye típicamente el despliegue de cazas aire-aire en patrullas de combate aéreo que por lo general son controlados por aviones AWACS en vuelo. Por último, una vez que la red de defensa aérea ha sido destruida y se ha establecido la supremacía aérea, aviones de combate y bombarderos se envían a bombardear cualquiera cosa que pueda ser bombardeada hasta que el enemigo se rinde o es aplastado.

En Siria, este escenario ideal toparía con varios problemas.

En primer lugar, mientras que sólo hay unos pocos sistemas S-400/S-300 en Siria, los EE.UU. nunca han tenido que actuar en contra de ellos, especialmente no en contra de la versión rusa de estos formidables sistemas. Lo que es peor, Rusia también tiene radares de muy largo alcance que harán que sea imposible para los EE.UU. conseguir una sorpresa táctica. Por último, pero no menos importante, Rusia también ha desplegado potentes sistemas de guerra electrónica que puedan crear el caos total en las claves estadounidense de comando, control, comunicaciones y sistemas de inteligencia.

En segundo lugar, estos sistemas S-400/S-300 están situados sobre todo en lo que es legalmente “territorio ruso”: la base aérea Khmeimim y los cruceros clase Slava o clase Kuznetsov frente a la costa de Siria. Lo mismo ocurre con los nodos principales de la red de comunicaciones rusa. Si los estadounidenses se vuelven tan locos como para intentar golpear un buque de la Armada rusa esto abriría toda la USN (Marina) a los ataques rusos.

En tercer lugar, mientras que Rusia ha desplegado relativamente pocos aviones en Siria, y mientras aún menos de ellos son interceptores-aire-aire, los que Rusia ha desplegado (SU-30sm y SU-35) son sustancialmente superiores a cualquier avión en el inventario de EE.UU. con la posible excepción de los F-22A. Mientras que los EE.UU. serán capaces de abrumar a los rusos con la cantidad, esto será a un costo excesivo.

En cuarto lugar, el uso de la USAF AWACS (Sistema de Alerta Temprana y Control  Aerotransportado) podría ser complicado por la posibilidad de que los rusos decidirían desplegar sus misiles anti-AWACS de muy largo alcance (tanto lanzados desde tierra como lanzados desde aire). También es probable que Rusia desplegaría su propio AWACS en el espacio aéreo iraní y protegiéndolos con MiG-31BMs, haciendo de ellos un objetivo muy difícil.

En quinto lugar, incluso si los EE.UU. de alguna manera pueden establecer algo así como una superioridad aérea general sobre Siria, los rusos todavía tienen tres opciones para continuar haciendo formidables ataques contra Daesh en el interior de Siria:

1) misiles de crucero (lanzados desde plataformas navales o bombarderos Tu-95MS).

2) grupos de ataque de Su-34/Su-35 lanzados desde Rusia o Irán.

3) bombarderos supersónicos de largo alcance (Tu-22M3 y Tu-160).

Sería extremadamente difícil para los EE.UU. para tratar de evitar este tipo de ataques rusos en tanto la USAF y USN no han entrenado para este tipo de misiones desde finales de 1980.

En sexto lugar, incluso una imposición exitosa de una zona de exclusión aérea haría poco para detener a los rusos en el uso de sus helicópteros de artillería y de ataque (para empezar un objetivo difícil para los aviones de ala fija). Cazarlos en altitudes más bajas expondría aún más a la USAF/USN a las defensas antiaéreas de Rusia.

Siete, por último pero no menos importante, hoy no es 1995 y Siria no es Bosnia: hoy en día los europeos no tienen el estómago para luchar contra los sirios, y olvídemonos de Rusia. Así, mientras que algunos líderes europeos definitivamente enviarán por lo menos algunos aviones para mostrar su lealtad al Tío Sam (Polonia, Alemania, Holanda y tal vez un F-16 de segunda mano de un estado Báltico), los regímenes que importan (Francia, Reino Unido, Italia, etc.) es poco probable que estén interesados en una intervención militar peligrosa y completamente ilegal. Esto no es un problema militar para los EE.UU., pero podría presentar otra dificultad política más.

Para resumir todo esto me limito a decir que si los estadounidenses y sus aliados tienen una enorme ventaja en número, en términos de calidad son superados por los rusos prácticamente en todos los niveles. Por lo menos, esta ventaja cualitativa a favor de los rusos hace que la imposición de una (¡completamente ilegal!) zona de exclusión aérea sobre Siria sea una propuesta extremadamente arriesgada. ¿Podrían hacerlo? Sí, probablemente, pero sólo a un coste muy importante y con el riesgo muy real de una guerra a gran escala con Rusia. Como ya he dicho muchas veces, Siria está justo en el medio de la zona de “responsabilidad” CENTCOM/OTAN que colinda con el borde exterior de la capacidad de proyección de poder ruso. Donde Rusia tiene decenas de aviones, los estadounidenses pueden traer muchos cientos. Así que la verdadera cuestión no es si los estadounidenses podrían hacerlo, sino más bien si ellos están dispuestos a pagar el precio que una operación de este tipo implicaría.

A nivel político, aquí es importante repetir lo siguiente:

1) La presencia de Estados Unidos en Siria – toda ella – es completamente ilegal y no tiene ningún mandato de la UNSC.

2) Cualquiera y todas las operaciones militares estadounidenses en Siria también son completamente ilegales.

3) La imposición de una zona forzada de exclusión aérea de Estados Unidos también sería completamente ilegal.

Si bien esto no ha frenado ni ha evitado que el Imperio intervenga, esto podría ofrecer a los europeos una excusa perfecta para no participar en ninguna operación de este tipo. Por supuesto, los estadounidenses no necesitan ninguna fuerza aérea europea para tratar de imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria, pero políticamente esto podría, definitivamente, hacerles daño.

Por último, hay otro problema con el que los EE.UU. tienen que lidiar: la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Siria es una operación muy grande que requeriría cientos de aviones. ¿Desde dónde podrían operar los Estados Unidos? Podría ser ingenuo aquí, pero no creo que Erdogan dejaría que los EE.UU. usaran Incirlik para tal propósito. Irak podría, más probablemente, al menos intentar cerrar su espacio aéreo a los aviones participantes en esta operación, especialmente si son atacadas las fuerzas sirias o rusas. Esto deja para operar a Israel, Jordania, Arabia Saudí y los portaaviones de Estados Unidos. Ninguno de ellos son muy adecuados para eso: Jordania no tiene la infraestructura y está demasiado cerca, Israel no ayudaría a los EE.UU. contra Rusia y tampoco lo haría Egipto. Y mientras los saudíes tienen excelentes instalaciones, están muy lejos. En cuanto a los portaaviones, son la mejor opción, pero están lejos de ser ideales para una campaña aérea sostenida (como lo sería la imposición de dicha zona de exclusión aérea).

Una vez más, nada de eso es un “show-stopper”, pero complica sustancialmente el trabajo de los planificadores estadounidenses.

Conclusión
El riesgo de un intento de Estados Unidos de imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria seguirá siendo muy real en el futuro inmediato a menos que, por supuesto, Trump bata a Hillary en la lucha hacia la Casa Blanca. Si Hillary gana -consecuentemente el riesgo claramente escalará. En cuanto a Obama, es probable que no quiera pegar un palazo grande en tales avisperos justo antes de dejar la Casa Blanca (al menos eso espero). Por último, a pesar de quien en realidad se encuentra en la Casa Blanca, la idea de imponer una zona de exclusión aérea sobre Siria tendría que ser medido en contra de la así llamada “doctrina Powell” de las intervenciones militares. Así que vamos a ver cuán alto llega este plan ante la serie de preguntas de la doctrina Powell:

Pregunta: ¿Es amenazado un interés vital de seguridad nacional?
Respuesta: No.
P: ¿Tenemos un claro objetivo alcanzable?
R: Un poco.
P: ¿Se han analizado completa y francamente los riesgos y costos?
R: Sí, y ellos son en potencia extremadamente altos.
P: ¿Han sido totalmente agotados los medios de toda otra política no violenta?
R: No.
P: ¿Hay una estrategia de salida plausible para evitar evitar un enriedo sin fin?
R: No.
P: ¿Se han considerado plenamente las consecuencias de nuestra acción?
R: Sí, y el mayor riesgo es la Tercera Guerra Mundial contra Rusia.
P: ¿Es la acción apoyada por el pueblo estadounidense?
R: No.
P: ¿Tenemos un genuino y amplio apoyo internacional?
R: No.

Como podemos ver fácilmente, este plan no cumple con los criterios mínimos de la Doctrina Powell en el mayor número de puntos. Así que, mientras alguien en su sano juicio mental está en la Casa Blanca toda esta conversación debe seguir siendo lo que ha sido hasta ahora -amenazas vacías. Por supuesto, si Hillary consigue ingresar en la Casa Blanca y luego designa a un maníaco como Michèle Flournoy como Secretario de Defensa junto con un equipo de seguridad nacional compuesto por belicistas rabiosos, todas las apuestas están demás. Por favor, considerar eso antes de ir a votar.