Otro paso hacia la devastadora guerra

por Paul Craig Roberts, en Instituto para la Economía Política. Traducción de Leonardo Del Grosso

Un idiota piloto estadounidense derribó a un caza sirio que atacaba a ISIS, confirmando así que Washington no está luchando contra ISIS, como afirma Washington, sino que está protegiendo a ISIS, su agente enviado a Siria por Obama y Hillary para derrocar al gobierno sirio. El general Michael Flynn reveló en una entrevista televisiva que Obama y Hillary, sobre su objeción como director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, tomaron la “decisión deliberada” de enviar a ISIS a Siria.

La pretensión de Washington de que Washington está luchando contra ISIS, cuando más bien está apoyándolo, es la excusa para la presencia ilegal de Washington en el conflicto sirio. Rusia e Irán están legalmente en Siria, invitados allí por un gobierno electo. Los estadounidenses no están invitados como criminales de guerra. Según el derecho internacional establecido por los propios estadounidenses, es un crimen de guerra iniciar una agresión contra un país que no ha levantado un puño contra usted.

Por lo tanto, para estar presente en Siria, Washington tiene que fingir, en lugar de apoyarlo, estar “luchando contra el terrorismo”. La mentira ha estado al servicio de esta afirmación muchas veces, pero ahora que un piloto estadounidense ha demostrado que los EE.UU. están en Siria para apoyar a su agente, ISIS, ni siquiera un periodista prostituto como Megyn Kelly puede afirmar honestamente que Washington está luchando contra ISIS.

Los rusos, los sirios y los iraníes lo han sabido desde el principio. Sin embargo, estas fuentes oficiales son todas sospechosas en los medios de comunicación occidentales. Así que con la complicidad de los periodistas, la mentira de Washington se ha mantenido hasta que el idiota piloto estadounidense explotó la mentira fuera del cielo, junto con el caza sirio y su piloto.

Washington, por supuesto, mentirá descaradamente. Es lo único que Washington sabe hacer. Washington afirmará que fue un “luchador de la coalición”, es decir, otro estaba volando el F-18 estadounidense. No fuimos nosotros. O clamará que el combatiente sirio estaba atacando a mujeres y niños, o un recinto transgénero o una sala de maternidad para mujeres violadas por las “tropas brutales” de Assad. Washington lo hará de alguna manera tal de convertir un agresivo crimen de guerra en una heroica defensa de un grupo de víctimas.

Una pregunta es: ¿El piloto idiota de los Estados Unidos hizo esto por su cuenta, un disparo caliente jugando a Top Gun, o fue una provocación planificada por el complejo militar/de seguridad por fuera de los canales oficiales para iniciar un conflicto entre los EE.UU. y Rusia que evitaría cualquier posibilidad de que el Presidente Trump reviva su objetivo de desactivar el alto nivel de tensiones con Rusia? Está en juego un presupuesto militar de 1 billón,100 mil millones de dólares anuales pagados por los contribuyentes estadounidenses.

No sabemos si el piloto actuó por su cuenta o bajo órdenes.

Lo que sí sabemos es que no fue bueno para los rusos. El Ministerio de Defensa ruso dijo hoy que considera a la decisión del “comando de EE.UU. como una violación intencional de las obligaciones de EE.UU. en el marco del memorándum sobre la prevención de incidentes y la seguridad de los vuelos áeros durante las operaciones en Siria, firmado el 20 de octubre 2015”

¡Sorpresa! ¡Sorpresa! Los estadounidenses rompieron otro acuerdo que Washington firmó con Rusia.

¿Cuántos acuerdos con Rusia tiene que romper Washington antes de que los rusos entiendan finalmente que un acuerdo firmado con Washington no tiene sentido? ¿Aprenderán los rusos? Los indígenas americanos nunca lo hicieron. Hay una famosa remera estadounidense: “seguro que puedes confiar en el gobierno: sólo pregunta a un indígena”.

Quizás los rusos finalmente han aprendido que cualquier acuerdo con Washington es inútil en el mejor de los casos y una orden de muerte en el peor. El Ministerio de Defensa ruso anunció hoy que Rusia está deteniendo todas las interacciones con los EE.UU. en el marco del memorándum de prevención de incidentes en el cielo sirio. Además, el Ministerio de Defensa ruso declaró que la defensa antimisiles rusa interceptará cualquier avión en el área de operaciones de las Fuerzas Aeroespaciales rusas en Siria y: “En áreas donde la aviación rusa está realizando misiones de combate en el cielo sirio, cualquiera objeto volador, incluyendo jets y vehículos aéreos no tripulados de la coalición internacional descubiertos al oeste del río Eufrates, serán seguidos como blancos aéreos por las defensas aéreas y terrestres rusas”.

En otras palabras, en el menospreciado estilo ruso, Rusia ha declarado una zona de exclusión aérea en todas las áreas de Siria en las que operan las fuerzas sirias y rusas. Cualquier intruso en esa área será expulsado del cielo. Estadounidenses, israelíes, cualquiera que sean, son carne muerta.

Como es Rusia, no Washington, quien tiene la superioridad aérea en Siria, todo lo que se requiere es otro idiota piloto estadounidense, que hará que su estúpido culo salga al aire, y los idiotas absolutos en Washington tendrán que retroceder o cometer un error. Tan estúpido como es Washington, y tan lleno de arrogancia, los imbéciles cometerán un error.

No hay inteligencia en Washington. Sólo arrogancia y más arrogancia. El cuarto de siglo que pasé allí he estado con la gente más estúpida en la faz de la tierra.

Yo espero que Rusia gane esto, porque Rusia tiene un liderazgo inteligente, y Washington no.

Sin embargo, quizás equivocadamente, como nadie puede saberlo todo, yo culpo a Rusia por dejar que se desarrolle la crisis siria. Rusia y Siria habrían ganado la guerra hace mucho tiempo, excepto que Rusia seguía declarando victoria prematuramente, retirándose, teniendo que volver atrás, siempre con la esperanza de llegar a un acuerdo con Washington. De hecho, llegar a un acuerdo con Washington era más importante para el gobierno ruso que ganar la guerra o cualquier otra cosa.

A pesar de la evidencia, simplemente no podía morir la esperanza del gobierno ruso de que Rusia y Washington pudieran llegar a un acuerdo para combatir el terrorismo juntos. Qué absurdo absoluto. El terrorismo en la provincia rusa de Chechenia fue instigado por Washington. El gobierno ruso no parece entender que no hay terroristas independientes. El terrorismo es un arma de Washington. Entonces, ¿cómo puede el gobierno ruso hacer un pacto contra el terrorismo con el país que está utilizando el terrorismo como un arma contra Rusia?

¿Qué piensa Rusia si el plan de los neoconservadores para conquistar Siria e Irán no es otra cosa que llevar más terrorismo hacia Rusia?

Vladimir Putin es un experto, fuerte y capaz líder de un país. Tal vez él es el único fuera de China. Claramente no hay ninguno en Occidente, un desierto de liderazgo.

Poca duda cabe de que Putin es un líder moral que se opone a la guerra y quiere lo mejor para todos los países. Sin embargo, sacrificando la ventaja cada vez que la gana a la idea absurda de hacer un acuerdo con Washington, simplemente transmite debilidad a Washington. Washington piensa que Putin es simplemente otra persona a la que Washington puede pisotear. Este es un error de cálculo, y resultará en la guerra. Sería mucho mejor si Putin dejara el guante y dejara completamente claro que “si quieres la guerra, estará allí en 30 minutos.” De repente, Rusia sería tomada en serio.

Admiro a Putin. Pero él está jugando el juego equivocado. En lugar de frustrar la agresión de Washington, debe ser agresivo y obligar a Europa y Washington a buscarle una solución.

Putin, el líder del mundo libre, no debe estar a la defensiva de un quebrado, gamberro, fracasado gobierno de Washington, que se desmorona en el mal.