Opciones militares rusas en Siria y la Ucrania (actualización)

por The Saker, en The Unz Review. Traducción de Leonardo Del Grosso

Las últimas dos semanas han sido ricas en acontecimientos militares que afectan directamente a Rusia:

Siria:

1)Rusia ha anunciado que va a transformar el campo de aviación de Khmeimim en una base militar en toda regla con una fuerza de tareas desplegada de forma permanente.

2) Rusia desplegará su crucero pesado portador de aviones y misiles (designado a menudo en Occidente como un “portaaviones”) Almirante Kuznetsov en el Mediterráneo oriental para comprobar las capacidades de combate de la nave y su grupo de ataque y acoplar, por primera vez, el estado de la técnica de los helicópteros Ka-52K Katran.

La Ucrania:

1)Tras el fracaso de los Ukronazis de infiltrar saboteadores en la península de Crimea, intento al que el presidente Putin llamó “estúpido y criminal”, Poroshenko ha ordenado ahora un refuerzo de sus fuerzas militares en la frontera con Crimea y el Este de Ucrania y ha colocado a sus militares en su nivel de alerta más alto.

2)Las autoridades de Kiev decidieron no aceptar las cartas credenciales del nuevo embajador ruso en Ucrania.

3)El Presidente Putin declara que en este contexto las negociaciones con Kiev son “sin sentido“.

Aunque no están conectadas directamente, todas estas noticias apuntan a una posible escalada militar que podría resultar en que Rusia tenga que comprometer su ejército en operaciones de combate en Siria, Crimea y Nuevarrusia. Así es que tiene sentido en este momento el revisar las opciones de Rusia en todos estos escenarios de guerra.

El teatro sirio:

Hay una gran cantidad de malentendidos acerca de las opciones militares rusas en Siria. Al igual que la mayor intervención militar rusa que inicialmente se esperaba no se materializó (la intervención rusa real fue muy limitada tanto en tamaño como en tiempo), el refuerzo de la base aérea Khmeimim no dará lugar a un cambio estratégico importante en el equilibrio de poder regional. Un par de recordatorios:

En primer lugar, la base naval rusa en Tartus no es realmente una “base naval” en absoluto. Es un puerto que la Armada rusa ha estado utilizando, pero carece de la capacidad para atracar buques de gran tamaño y no está defendida como lo sería una base militar rusa normal. De hecho, los rusos se refieren a ella como “пункт материально-технического обеспечения” o “punto de suministro de material técnico”. Es posible, incluso apropiado, que con el tiempo Rusia expandirá y reforzará Tartus, pero para el futuro previsible Tartus no será un puesto militar importante para la Armada rusa.

En segundo lugar, la base aérea en Khmeimin está situada en un lugar muy peligroso: aproximadamente a 1.000 kilometros de la frontera rusa y sólo a 50 km de la frontera con Turquía. También está muy bien encajada en el centro de la “zona de responsabilidad” del CENTCOM y la OTAN. Esto definitivamente no es un lugar desde el que intentar amenazar a las fuerzas estadounidenses. Por último, este tampoco es un lugar que Rusia defendería con fuerzas nucleares.

El ministro de Defensa, Shoigu, de hecho, explicó claramente cuál será el propósito de la presencia rusa en Khmeimim: a) para atacar a los terroristas y b) para defender a los nacionales rusos. Una vez más, estos son objetivos muy limitados que se lograrán mediante el uso de medios limitados. Para estar seguro, Khmeimim también se convertirá en un centro de inteligencia crucial para Rusia y, una vez que la base aérea sea ampliada, las capacidades de búsqueda y rescate rusos se mejorarán de forma rotunda. Para estas dos tareas fuerzas especiales rusas estarán estacionadas permanentemente en la base aérea. Por último, los rusos aumentarán el tamaño de las pistas de aterrizaje para que sean accesibles para el mayor avión de transporte pesado de Rusia. Pero la característica fundamental de la base aérea Khmeimim siempre nos recordará que seguirá siendo vulnerable debido a su ubicación y larga distancia de Rusia.

En cuanto al despliegue del Kuznetsov, que es principalmente un formidable buque de defensa aérea, permitirá a los rusos el obtener un cuadro más completo de inteligencia de señales de la región y proporcionará una sólida protección tanto para Tartus como para Khmeimim. El despliegue por primera vez de los Ka-52K (que fueron encargados inicialmente para ser desplegados en el francés “Mistral”) será un espectáculo como ensayo pero no un elemento de cambio crucial en la guerra.

Con todo, los rusos están, más definitivamente, aumentando sus capacidades y el rango de opciones para elegir diferentes posibilidades en función de la evolución de la situación. En este momento, no hay signos de un cambio importante en la posición de Rusia: desde el “semi-retiro” de las fuerzas aeroespaciales rusas de Siria, Rusia sigue contando principalmente con sus bombarderos de largo alcance (Tu-22M3). Estos pueden, si es necesario, ser complementados con grupos de ataque de Su-34/Su-30/Su-35 volando desde el sur de Rusia.

El teatro ucraniano:

La situación en Ucrania es mucho más impredecible que la de Siria y así ha sido durante mucho tiempo últimamente. Casi todas las semanas hemos visto advertencias sobre un posible ataque de Ucrania, a veces incluso anunciado como “inminente” y luego el ataque no se materializa. Lo peligroso de estas falsas alarmas es que no eran falsas en absoluto y que estos ataques podrían haber sucedido realmente casi cualquier semana. Lo peor de todo, ahora hay un fenómeno “pastorcito mentiroso” que está ocurriendo, donde todo el mundo está aburrido de las infinitas advertencias sobre un inminente ataque Ukronazi. El problema es que, por supuesto, tales ataques son cada vez más probables con cada día que pasa.

Hay quienes sostienen que un ataque Ukronazi contra Crimea sería suicida, y están absolutamente en lo correcto, y que un ataque Ukronazi contra Nuevarrusia sería muy improbable que tenga éxito, y vuelven a estar en lo correcto. La suposición aquí es que el régimen en Kiev es capaz de calcular racionalmente y que el propósito de tal ataque sería la victoria. Pero, en realidad, la victoria nunca fue un objetivo Ukronazi. En cambio, el objetivo fue siempre hacer entrar a Rusia en una guerra abierta. Los Ukronazis se engañan a sí mismos con la esperanza de que van a llegar a hacer lo que hicieron los croatas en 1995 cuando, respaldados por el poder aéreo completo de la OTAN, atacaron a los (desarmados) serbocroatas en la así llamada “Krajina”. En realidad, la situación en el Donbass es totalmente diferente: no sólo los nuevorrusos no están desarmados como lo fueron los serbios de Krajina (todos sus “armas pesadas” estaban en depósitos controlados por la UNPROFOR), sino que a diferencia de los pobres serbios (que fueron traicionados por Milosevic), los nuevorrusos saben que si las cosas se ponen difíciles Rusia los respaldará, incluyendo mediante negables ataques de artillería de largo alcance (como lo hizo en julio de 2014). En cuanto a Crimea, incluso los más ilusos ucranianos deben darse cuenta por ahora, incluso si no admiten esto, que nunca van a volver a tomar Crimea.

El problema para Rusia es que mientras que el régimen en Kiev se pudre lentamente en la irrelevancia, sólo hay una cosa que Ucrania puede ofrecer al Imperio AngloZionista: convertirse en el cordero de sacrificio en un desesperado esfuerzo para provocar a Rusia hacia una intervención y de ese modo hacer de la actual “guerra tibia” entre la OTAN y Rusia una totalmente irreversible o incluso “caliente”. Un manifiesto contraataque de Rusia en el Donbass, o incluso desde Crimea, es el sueño de todos los Neocon hecho realidad.

Hasta el momento, todo lo que los Ukronazis fueron capaces de hacer es bombardear constantemente a la población civil de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, ahora 100% dependientes de Moscú, que tuvieron que soportar esta infamia a pesar de decenas de inocentes civiles que fueron asesinados todos los días. También hay una gran cantidad de evidencia indirecta de que la capacidad militar de los nuevorrusos ha aumentado dramáticamente en el último año o así, y esto lo hace aún más frustrante para ellos para ponerse al día con las constantes provocaciones y asesinatos de civiles. El Kremlin, sin embargo, evidentemente ha decidido que un corriente pequeña y constante de civiles asesinados en el Donbass sigue siendo preferible a una operación militar a gran escala seguida de, y esto es a menudo pasado por alto, la ocupación de una parte del territorio de Ucrania. De hecho, una vez que la ocupas te pertenece y sos responsable de la misma. Nadie en Rusia está dispuesta a asumir los costos de una guerra y la posterior ocupación y la reconstrucción de un territorio actualmente bajo control Ukronazi. Por último, ¿por qué dar al régimen en Kiev una distracción para salvar vidas cuando se hace un trabajo como de clase mundial para destruirlo lentamente pero con seguridad?

La paradoja aquí es que la fuerza de Rusia es también la debilidad de Rusia: lo más probable es que los nuevorrusos son capaces no sólo de detener un ataque Ukronazi, sino incluso de un contraataque operacionalmente profundo. Por lo tanto, lo más probable es que Rusia no se comprometa a sí misma en una guerra abierta sobre el Donbass. Pero en Crimea no hay nuevorrusos ni repúblicas populares de Donetsk o Lugansk. En Crimea sólo hay rusos y Crimea es Rusia. Por lo tanto cualquier ataque Ukronazi en Crimea sería un directo acto de guerra contra Rusia, que Rusia no podría ignorar o responder mediante el uso de un combo “Voentorg” + “viento del norte” (Voentorg: suministro encubierto de armas; “viento del norte” suministro encubierto de especialistas militares). Si Crimea es atacada, los rusos tendrán que devolver el golpe, lo quieran o no.

Si eso sucede, el contraataque ruso será probablemente limitado y probablemente se centrará en las fuerzas directamente responsables del ataque. Pero si los Ukronazis usan su artillería desde posiciones muy atrincheradas para desatar un bombardeo constante sobre las ciudades del norte de Crimea o si, Dios no lo permita, los Ukronazis utilizan misiles balísticos para golpear a los principales centros urbanos de Crimea, los rusos no tendrán más remedio que contraatacar con rapidez y decisión. Y desde 8/8/8 se va haciendo evidente que Occidente “siempre” le echará la culpa a Rusia, incluso si ella es atacada primero por la otra parte.

En términos puramente militares, cualquier conflicto entre las fuerzas armadas rusas y los Ukronazis sería una masacre: todo lo que los ucranianos pueden aportar al campo de batalla son números, porque son completamente acribillados cuantitativa y, más aún, cualitativamente por los rusos . La artillería rusa es actualmente la más capaz en el planeta, es aún muy superior a todo en Occidente, y sus efectos en los militares de Ucrania han sido absolutamente devastadores en el pasado. Rusia tiene una combinación única de capacidades UAV (vehículo aéreo no tripulado) y EW (guerra electrónica) que están directamente conectadas con los sistemas de focalización de lanzadores de cohetes múltiples rusos, que pueden llegar tan lejos como 90 kilómetros en la retaguardia del enemigo. Por último, los rusos han estado trabajando durante años en las submuniciones avanzadas y ojivas termobáricas que se pueden utilizar con un efecto devastador en las fuerzas armadas y las posiciones fortificadas.

Esta combo de vehículos aéreos no tripulados y avanzados lanzadores de cohetes múltiples forma lo que los rusos llaman un “complejo de reconocimiento-ataque” o RSC (комплекс разведывательно-ударный), que es un concepto desarrollado por primera vez por los soviéticos, que se remonta a la década de 1960. El RSC integra completamente todos los siguientes elementos: reconocimiento, orientación, contramedidas electrónicas, navegación y utilización de armas de alta precisión.

Ahora, con la llegada de nuevos UAV y radares anti-batería, este concepto ha alcanzado su plena madurez y ahora es la piedra angular de las operaciones de armas combinadas rusas. Lo que todo esto significa en términos prácticos es que los rusos tienen ahora la capacidad de destruir por completo varios batallones mecanizados en sólo 2-3 minutos. Y no hay nada, nada en absoluto, que los ucranianos podrían hacer contra esto.
Los rusos también tienen una armadura muy superior, capacidades de guerra electrónica, fuerzas aeroespaciales, capacidades de inteligencia y reconocimiento, formación – lo que sea. Los ucranianos no tienen ninguna oportunidad.

Un gran bulo es la noción de que las entregas de los Estados Unidos de “armas letales” a la Ucrania de alguna manera inclinan la balanza. En realidad, ninguna cantidad de armas haría ninguna diferencia. La capacidad rusa de hoy es tan superior a los ucranianos como las capacidades del Ejército de Estados Unidos eran superiores a los militares iraquíes en 1990 durante la Tormenta del Desierto. Mientras que en 1991 las fuerzas militares de Ucrania eran nominalmente mayores que las de Rusia (Ucrania heredó todo el 2º escalón de las fuerzas estratégicas soviéticas), no tenían una guerra en Chechenia que los forzara a comenzar una reorganización como la que Rusia tuvo que hacer, ni tampoco tenían un presidente como Putin, que tan pronto como llegó al poder se embarcó en una inmensa reforma militar cuyos frutos, finalmente, son mostrados ahora. Como resultado, los rusos ya han logrado varios avances generacionales mientras que los ucranianos están básicamente pegados con el engranaje de 1980 y con un ejército completamente desorganizado, corrupto e incompetente. A Ucrania le llevará décadas ponerse al día con los rusos, y eso sólo si algún tipo de milagro económico altamente improbable ocurre.

Conclusión:

Las guerras en Siria y la Ucrania están, como suele ser el caso, en gran parte determinadas por la geografía. Realmente no hay nada que Rusia podría hacer para oponerse de manera significativa y directamente a los militares de Estados Unidos en el Medio Oriente o el Mediterráneo. Del mismo modo, no hay nada que los EE.UU. pueden oponer de manera significativa y directa de las fuerzas armadas rusas en el este de Ucrania. Esta es la razón por la que ambas partes tratarán de actuar indirectamente, en los márgenes, a través de proxys pero sin quedar expuestos directamente. Si bien esta estrategia es fundamentalmente sólida, también es peligrosa porque la guerra indirecta a través de proxys es más difícil de controlar y deja a ambos lados expuestos a las provocaciones, las operaciones de falsa bandera y la participación encubierta de terceros. Esta es la razón por la que ambas guerras son tan frustrantes de seguir: por un lado todo tipo de escenarios altamente especulativos no pueden ser sencillamente desdeñados, pero por otro lado, no hay mucho que parece estar ocurriendo. Y, finalmente, cuando algo sucede, no está claro en cuanto a lo que podrían ser las posibles consecuencias. Por último, las dos guerras implican actores altamente ideologizados y fundamentalmente irracionales (lod Ukronazis, los locos Daesh, los neoconservadores) que no se pueden contar para actuar racionalmente. Por desgracia, todas las teorías de la disuasión siempre asumen un actor racional. Pero, ¿cómo disuadir a un maníaco delirante?

Las opciones rusas en ambos conflictos están limitadas por circunstancias objetivas y por consideraciones políticas mayores. Yo diría que Rusia ha hecho un trabajo absolutamente asombroso en Siria con muy limitados medios y en un entorno sumamente peligroso. En cuanto a Donbass, mi opinión sería mucho más matizada. Y aunque sí creo que Rusia tomó la decisión correcta al no enviar abiertamente sus fuerzas armadas en el este de Ucrania, también tengo que admitir que Rusia también mostró una mala programación e incluso indecisión en el tratamiento con los locos nazis en Kiev: llevó a los rusos un largo tiempo lograr el funcionamiento de la Voentorg y el “viento del Norte” y a la vez que esto fue la respuesta correcta, esto también tomó mucho tiempo para ser plenamente eficaz. Luego está la cuestión del (ahora ex) embajador ruso en Kiev, Mikhail Zurabov, que fue totalmente ineficaz en conseguir algo en absoluto (para mi sigue siendo un misterio que se lo haya dejado en el puesto durante tanto tiempo). Es cierto que Zurabov no tenía con quién hablar, pero eso no justifica su franeleo y el jugar al amigo con Poroshenko como se informa que lo hizo. Ahora que los rusos finalmente han designado a una persona competente para este papel, Mikhail Babich, los ucranianos se niegan a acreditarlo y, al parecer, el Kremlin lo está aceptando con bizarra ecuanimidad. En diciembre, Putin nombró también a otra figura muy poderosa, Boris Gryzlov, un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, como representante plenipotenciario de la Federación de Rusia en el Grupo de Contacto sobre la solución de la situación en Ucrania. Esto tomó a Rusia demasiado tiempo, pero ahora con Gryzlov y Babich involucrados, Rusia finalmente está comprometiendo a algunas personalidades de alto octanaje en el proceso de negociación sobre la guerra en Ucrania. Una vez más, una buena decisión, pero una muy tardía.

¿Podría esto también indicar que los rusos tienen información de que algo importante va a pasar con Ucrania? Posiblemente. Seguro que no sé, pero para mí esto se ve como que se están preparando para algo.

En cuanto a Siria, los rusos está tratando de aumentar sus opciones, pero es imrobable que suceda algo importante antes de que asuma la próxima administración de Estados Unidos. Además, con Erdogan todavía ocupado con su represión hacia toda oposición, tampoco está claro qué curso tomará Turquía una vez se hayan completado las purgas.

Y después de esto, acaba de llegar:

De acuerdo a las noticias al Masdar (https://www.almasdarnews.com), Irán acaba de conceder a Rusia el derecho a utilizar la base aérea de Hamedan, en el oeste de Irán. El artículo original titulado “Rusia despliega aviones en la base aérea de Irán para luchar contra los insurgentes en Siria (Fotos)” (https://www.almasdarnews.com/article/russia-deploys-jets-iranian-airbase-combat-insurgents-syria-pictures/) incluso asegura poseer imágenes de aviones rusos Tu-22M3s ya desplegados en Irán. Si esto es cierto, esto es muy significativo. A diferencia de Khmeimim, Hamedan es segura y está perfectamente situada para llevar a cabo ataques militares en Siria y en cualquier lugar del Medio Oriente. Un problema sin embargo: Al Masdar es un proyecto israelí, parte de Proyecto Israel, una “organización de la diplomacia pública pro-israelí fundada en los Estados Unidos cuando transcurría la segunda intifada”. He hablado con una fuente iraní bien informada, y no confirma nada de esto en este momento. El blogger ruso “Coronel Cassad”, sin embargo, hizo una pequeña investigación de su autoría y parece considerar esta información como plausible. Otras fuentes rusas están confirmando que Rusia ha solicitado permiso a Irán para que los misiles de crucero rusos vuelen por el espacio aéreo iraní. Sí tal como parece que es, que la colaboración entre Irán y Rusia se hace más estrecha, esto es, por supuesto, una muy buena noticia.

Por último, si Erdogan es serio en la colaboración con Rusia e Irán contra Daesh, entonces una forma de hacer eso para Turquía sería abrir el espacio aéreo turco a los ataques aéreos y de misiles rusos contra Daesh. Si eso sucede, Rusia tendrá la opción de cuatro ubicaciones para lanzar ataques: Crimea, el sur de Rusia (Abjasia), Khmeimim en Siria y, con suerte, Hamedan en Irán.

Un lugar para mantener una mirada especial es el campo de aviación militar Bombora, cerca de Gudauta, en Abjasia. De acuerdo con Lenta.ru, la longitud de la pista principal es de 4 km. (esto es un error, la longitud real es 3 km.) y esta pista termina justo en la orilla del mar, lo que permite aeronave despegue a altitudes muy bajas y por lo tanto permanecen afuera de la cobertura de radar enemigo (ver imagen de la página siguiente). Este campo de aviación está protegido por aproximadamente 4.000 soldados rusos desplegados en Abjasia, que están equipados con los nuevos sistemas de armas rusas y que forman la columna vertebral de la 7ª Base Rusa [para más información sobre esta base, ver aquí (de fuente anti-rusa) y aquí (incluyendo algunas fotografías muy interesantes)]. Este campo de aviación está situado en un lugar ideal para convertirse en un importante centro para las operaciones de las fuerzas aeroespaciales rusas.

ACTUALIZACIÓN:

En primer lugar, como Aram Mirzaei señaló correctamente, he cometido un error y confundido dos sitios web llamados Al-Masdar (la fuente): uno de ellos es el proyecto israelí mencionado en este artículo, dirigido por el editor jefe Shimrit Meir. Este sitio web se llama Al-Masdar.net. La otra página web es una de noticias pro-siria-iraní-rusa llamada almasdarnews.com. Me disculpo por este error.

En segundo lugar, parece que almasdarnews.com es correcta. Varios sitios web iraníes están ahora también informando el despliegue de Rusia en la base aérea Hamedan:

http://www.eghtesadonline.com/بخش-جهان-29/140628-استقرار-بمب-افکن-های-روسی-در-پایگاه-هوایی-همدان-عکس

http://www.akharinnews.com/آخرین_اخبار/item/112646-بمب-افکن-های-روسیه-وارد-فرودگاه-نظامی-همدان-شدند.html

http://damadam.ir/۲۴-آنلاین-24onlinenews/اخبار-سیاسی/title/بمب-افکن-های-روسیه-وارد-فرودگاه-نظامی-همدان-شدند/id/3321242

RT ahora también está citando el artículo de Al Masdar, indirectamente, confirmando que: https://www.rt.com/news/356098-russian-bombers-iran-hamadan/

Este es un desarrollo extremadamente importante y positivo que demuestra que la cooperación militar entre Rusia e Irán ha llegado ahora a un nuevo nivel y la misma tendrá un impacto importante sobre esta guerra. Esto es una muy, muy buena noticia.