Ley de 1934 en los Estados Unidos sobre la Compra de Plata

Por Larry Romanoff – 14 de Septiembre, 2020

中文   ENGLISH  ESPAÑOL  

Steve Hanke, profesor de economía de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, escribió un buen artículo sobre este tema en la edición de noviembre de 2010 del Globe Asia, titulado “El plan de América para desestabilizar China – La Moneda: El arma secreta”. Está disponible en línea y vale la pena leerlo. [1]

El 9 de agosto de 1934, el Presidente Roosevelt implementó otra Orden Ejecutiva, esta vez la número 6814, llamada Ley de Compra de Plata,[2] que especificaba esencialmente dos cosas. Una, la confiscación de toda la plata en los EE.UU., y dos, un enorme programa para comprar plata en el mercado abierto a casi tres veces el precio de mercado entonces vigente. Desde cualquier punto de vista racional, esta acción era extraña. 

Con la falsa pretensión de estar bajo la presión de los productores nacionales de plata (que no sufrían en absoluto), Roosevelt desafió las abrumadoras críticas de todas partes por hacer cumplir esta ley (originada por la FED) que ordenaba al Tesoro (o a la FED) comprar plata a un precio de al menos 1,29 dólares por onza, que era casi tres veces el precio de mercado de 45 centavos de dólar de entonces. El gobierno de los Estados Unidos realmente nacionalizó las acciones de la plata de los Estados Unidos, pero comprando esa plata a los americanos al antiguo precio de 0,45 dólares. Sólo después de eso el Tesoro ofreció comprar plata a un precio mucho más alto. Esta acción succionó miles de millones de los escasos fondos del gobierno en la profundidad de la Gran Depresión, cuando la mayoría de los americanos estaban luchando por sobrevivir y evitar el hambre y la quiebraEl pueblo pagó un precio enorme por una política que no beneficiaba a nadie. Los productores de plata se beneficiaron marginalmente y temporalmente, pero la industria entera empleó sólo a unas pocas miles de personas, así que definitivamente este programa masivo no estaba destinado a ellos, independientemente de la narrativa de la propaganda.

Pero hay más en la extraña naturaleza de esta política de Compra de Plata. La legislación autorizó principalmente al Tesoro y a la FED comprar plata “de países extranjeros” en el mercado abierto, en la Bolsa de Futuros de Nueva York. Pero esa compra en el “mercado abierto” nunca ocurrió, ni ocurriría. Todo lo que tenemos que hacer es pensar. Ni siquiera un loco gastaría dinero comprando algo a 1,29 dólares cuando esa mercancía estaba ampliamente disponible en los mercados mundiales de todas partes a 0,45 dólares. Entonces, ¿qué fue lo que realmente impulsó esta nueva política?Bueno, aparte de la absurda y claramente fabricada historia sobre ayudar a los productores nacionales de plata en apuros, había otro intento caritativo, “ayudar” a China, un plan que había sido elaborado durante varios años. Como señaló Steve Hanke:

“… China estaba en el estándar de la plata. Los intereses de la plata afirmaban que el aumento de sus precios -que traerían consigo una apreciación del yuan frente al dólar americano- beneficiaría a los chinos al aumentar su poder adquisitivo. Como informó un comité especial del Senado de los EE.UU. en 1932:

“La plata es la medida de su riqueza y de su poder adquisitivo; sirve como reserva, su cuenta bancaria. Esta es la riqueza que permite a estos pueblos comprar nuestras exportaciones.”

Hasta ese momento, China había estado en un estándar de plata para su moneda durante cientos de años, la única moneda del mundo totalmente respaldada por metal precioso y responsable de crear una base económica sólida y estable. Fue por esta razón que China logró escapar por completo de la Gran Depresión que estaba devastando al resto del mundo. La política americana de la plata, por supuesto, dio un golpe devastador a esta estabilidad de siglos, porque los americanos no compraban plata de países extranjeros en el mercado abierto, sino sólo en China a través de bancos americanos como Citibank, Morgan y Chase. Estos agentes estadounidenses ofrecían a los chinos tres veces el precio de mercado por su plata, lo que naturalmente resultó en una inundación de plata que fluyó hacia estos bancos y desde allí era enviada a los EE.UU.

El primer efecto, por supuesto, fue que el tipo de cambio entre el dólar americano y la moneda china se derrumbó. El alto precio de la plata hizo que las importaciones fueran más baratas, pero las exportaciones del país se derrumbaron totalmente y el PIB cayó casi instantáneamente en un 25%. El segundo resultado fue que la inundación de plata atraída por los bancos americanos fue inmediatamente enviada fuera de China, destruyendo luego el respaldo de plata de la moneda china, lo que destruyó el sistema financiero de China y dejó la economía en el caos. Se produjo una deflación masiva que destruyó el sector agrícola y dejó a millones de agricultores y campesinos en la indigencia repentina. Peor aún, la mayoría de las empresas tenían deudas con respaldo en plata que ahora tendrían que ser pagadas al triple de su precio; por supuesto, ninguna empresa tenía el flujo de efectivo necesario para atender esas obligaciones y decenas de miles de ellas quebraron, colapsando el mercado de trabajo. El sistema financiero total de China también estaba al borde del colapso, todo lo cual sirvió para arrojar repentinamente a China en medio de la Gran Depresión, eliminando décadas de dolorosos esfuerzos para reconstruir la nación después de un siglo o más de saqueo por parte de Occidente. En ese momento, China no tuvo más remedio que abandonar el estándar de la plata y adoptar un papel moneda.

Por supuesto, China intentó aplicar severos controles a las exportaciones de plata, pero éstos no tuvieron éxito porque la mayor parte de la plata se sacó de contrabando de China a través de los bancos estadounidenses -Citibank, J. P. Morgan y Chase-, que eran inmunes a los reglamentos de exportación chinos y que tenían a su disposición los servicios del ejército de los Estados Unidos, con sus buques de guerra para transferir la plata fuera de China sin ningún desafío efectivo.

Hanke de nuevo:

“En un intento de asegurar el alivio de las dificultades económicas impuestas por las políticas de la plata de los EE.UU., China buscó modificaciones en el programa de compra de plata del Tesoro de los EE.UU. Pero sus súplicas cayeron en oídos sordos. Después de muchas respuestas evasivas, la Administración Roosevelt finalmente indicó el 12 de octubre de 1934 que simplemente estaba llevando a cabo una política ordenada por el Congreso de los EE.UU. Las cosas no funcionaron como Washington anunció. Sin embargo, funcionó como “se planeó”. Cuando el precio de la plata se disparó, el yuan se apreció frente al dólar. En consecuencia, China fue arrojada a las fauces de la Gran Depresión.”

Un autor compasivo escribió: “Qué locura económica -y qué falta de habilidad política, se podría decir- fue dar prioridad al bienestar de 5.000 personas [productores de plata] a expensas del público americano y de los 450 millones de chinos que no hicieron nada para abrir la puerta a esa miseria”. No hace falta decir que la factura de la compra de plata fue una mala economía. Pero también era una mala política. El daño que causó se extendió mucho más allá de la esfera económica. Se extendió a las relaciones entre los EE.UU. y China”. Sentimientos loables, pero bastante ingenuos.

Entonces, ¿quién ganó? Los bancos americanos y la cábala de banqueros judíos europeos que controlaban la Casa Blanca y la economía mundial. La economía de China estaba creciendo y el país estaba emergiendo con fuerza más allá de la capacidad de los banqueros para contenerlo, así que había que hacer algo para mantener la disparidad de ingresos entre el Imperio y los campesinos. El Gran Premio era la destrucción permanente de la moneda de plata de China y el retroceso de unos veinte años en el progreso económico de China. Los productores de plata de los EE.UU. se beneficiaron durante un corto tiempo, pero el pueblo americano perdió mucho cuando su gobierno (a instancias de la FED de propiedad extranjera y sus banqueros judíos europeos) desperdició miles de millones de dólares para colapsar la economía de China en lugar de reconstruir la de los EE.UU., esta política probablemente extendió la depresión durante años. Quizás el único resultado bueno fue que este fiasco contribuyó en gran medida al colapso de la confianza pública en Chiang Kai-Shek y en su gobierno nacionalista apoyado por los EE.UU., allanando el camino para que Mao se hiciera cargo y expulsara a todos los extranjeros (y a los judíos) de China.

Encuentro inquietante que aún hoy en día la narrativa estándar en todos los libros de texto de historia y economía americana comience con, “Aunque la Ley de Compra de Plata fue pensada principalmente como un programa de apoyo a los productores de plata en los Estados Unidos …”

Por añadir algún contexto adicional a esto, el gobierno nacionalista de Chiang Kai-Shek todavía estaba al control de China durante este período, con el fuerte apoyo del gobierno y del ejército de los EE.UU. y, mientras el gobierno de EE.UU. estaba trabajando para destruir la economía de China desde el exterior, T.V. Soong, educado en América y leal a los EE.UU., estaba ayudando a Chiang a destruir China desde el interior. Francamente, dudo que Chiang tuviera mucha comprensión de la economía o de muchas otras cosas, pero Soong era brillante y, con su guía, Chiang rápidamente logró nacionalizar toda la banca china, y luego manejar el gobierno casi completamente en deuda, dejando así la economía por los suelos.

Y fue Soong quien, en 1928, fundó el “Banco Estatal de la República de China”, un nuevo Banco Central Chino de propiedad extranjera (judío) que seguía el modelo de la FED de los EE.UU. También fue Soong quien promovió el programa de Compra de Plata de los Estados Unidos, quien luego adoptó un papel moneda y obligó a todos los chinos a entregar su plata al nuevo Banco Central de Chiang -un banco que, convenientemente, estaba exento de las restricciones de exportación de plata-. Se podría concluir que tanto Chiang como Soong estaban involucrados en la exportación de la plata de su propio país hacia los EE.UU., todo de acuerdo con el plan sionista para China. 

Fue esta asociación la que finalmente selló la perdición del gobierno de Chiang mientras casi destruía a China en el proceso. Pero de nuevo, fue esto lo que allanó el camino para que Mao ganara un apoyo abrumador y le arrebatara el control del país a los americanos y a los banqueros judíos y lo pusiera de nuevo en manos del pueblo chino.

La Primera Guerra Mundial puso fin al comercio del opio y al secuestro de chinos para el comercio de esclavos, ambos operados por las mismas familias judías en China: los Rothschild, Sassoon, Kadoorie, Hartung y otros, y este esfuerzo, utilizando a T.V. Soong como agente interno en un gobierno chino controlado por los EE.UU., fue su último intento de saquear toda la riqueza restante de China. Se hizo en conjunto y en cooperación con el Citibank, J. P. Morgan y otros bancos judíos, para robarle al gobierno chino y a todos los ciudadanos chinos todas sus existencias de oro y de plata. Casi tuvieron éxito. Si no fuera por el ascenso de Mao Zedong, China sería hoy una balsa de indigencia.

Añadiría que Soong era lo suficientemente brillante como para entender precisamente lo que estaba pasando, y lo suficientemente capaz de detenerlo si se hubiera preocupado de hacerlo. No he investigado completamente a Soong, pero toda la evidencia sugiere que era un agente judío-americano, una especie de sionista chino trabajando en el interior. Ciertamente el hombre no era tan estúpido como para no entender los resultados de sus propias acciones al ayudar a Chiang en la adopción de un papel moneda fiduciario, y una colección de bancos nacionales en bancarrota que recurrieron a la impresión de dinero como reemplazo de los ingresos.

Debido al saqueo de la mayor parte de la plata de China al triple del valor de mercado, el gobierno nacionalista de Chiang tuvo que imprimir tanta moneda que el dinero se depreció por un factor de más de 1.000, resultando en una devastadora hiperinflación todo bajo el ojo vigilante de Soong. Fue tan fuerte que las imprentas de moneda del gobierno no podían mantener el ritmo necesario, y la moneda china se imprimía en Inglaterra y volaba hacia China sobre el Himalaya en aviones militares C-47 de los EE.UU.

Para que no quede sin decir, los Estados Unidos intentaron algo similar en el período posterior a 2005, produciendo durante una década una cantidad casi abrumadora de ruido mediático y de presión política para forzar otra revaluación masiva al alza del RMB, sobre la base fraudulenta de que la moneda china estaba “por lo menos entre un 25% y un 40% infravalorada”. Si China hubiera cedido a esa presión, el país se habría desplomado en las profundidades de otra grave depresión, que ese era el plan.

Notas

[1] https://www.cato.org/publications/commentary/americas-plan-destabilize-china

[2]https://en.wikipedia.org/wiki/Executive_Order_6814

*

Larry Romanoff es asesor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología COVID-19 de Cynthia McKinney When China Sneezes (Cuando China estornuda)”. Puede ser contactado en: 2186604556@qq.com.

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020

Traducción: PEC