• mikaelus

    Hay algo que no entiendo o no me cierra bien. Como es que Paul Craig Roberts y Michael Hudson siendo los gerentes del poder mundial y gerentes de bancos privados de eeuu aconsejan bien a RUSIA? ¿No es esto un sincericidio?( Sincerarse contra si mismo) Hablan de la globalización como un invento del imperio estadounidense cuando ellos mismos son los gerentes del capitalismo financiero y el poder mundial?? Hablan de las ongs como 5tas columnas prooccidentales en Rusia y denuncian a economistas neoliberales rusos. Desde que posición dicen eso?? digo..¿donde están parados ellos?A que se refieren cuando hablan de atlantismo occidental usando una terminología de duguin.??gracias.Lic.Miguel pignolo

  • Pingback: Argentina con Macri: “Desastroso mito occidental atlantista” | Golpeando el Yunque()

  • j.m.

    Cuando los solventes autores de este artículo se preguntan el por qué endeudarse con la banca comercial cuando los Bancos Centrales pueden monetizar el dinero público y darle a la maquinita de imprimir dinero en vez de que lo hagan los bancos privados, pienso en la estafa del BCE. El Banco Central Europeo que cuando estalló la crisis en el 2008 debió salir en defensa de la economía de todos los países de la Unión y que no lo hizo para favorecer a la mafia especuladora financiera y su criminal “prima de riesgo”. Un Banco Central que se ha comportado y se comportsa como un saqueador más. Solo hay que mirar a Grecia. Un BCE, que cuando recibió la orden del gobierno de la Unión [Alemania] para darle a la maquinita del dinero lo hizo para dárselo a los bancos especuladores a casi un 0% de interés para que estos siguieran prestando a interés superior, sangrando así a los países más afectados por la crisis de la deuda. Un Banco Central Europeo al servicio de los buitres de la economía mafiosa que conforma el sistema neoliberal. En España como en los restantes países de la UE ya no tenemos Bancos Centrales que nos proteja de los vaivenes de la economía y solo dependemos del Banco Central Europeo. Una institución al servicio de los poderes financieros especulativos alemanes y anglosajones.
    La desinformación y la indolencia siempre pasan factura. Esta es la Europa de Maastricht donde nunca debimos entrar.