SP — LARRY ROMANOFF — “Toca la bocina si amas a Jesús” — July 19, 2020

Ya he criticado la naturaleza retorcida y patológica del cristianismo americano y de la religión en general, pero echemos un vistazo a algunos rasgos específicos, empezando por su libertad de religión tan conmovedoramente adoptada por Hillary Clinton como una exportación americana de primer orden. Ya hemos visto que los no-esclavos que emigraron al Nuevo Mundo lo hicieron muy a menudo para evitar su persecución por las versiones del cristianismo creadas por brujas. Eso no ayudó mucho. Fueron perseguidos con la misma intensidad, y por las mismas buenas razones, después de su llegada al Nuevo Mundo al igual que lo habían sido en el Viejo Mundo, y no sólo por las autoridades, sino también entre ellos mismos. Dada esta historia, no es una sorpresa que lloraran por la “libertad de religión”. Para estas personas, la libertad de religión significaba que dejáramos de secuestrar a los sacerdotes de los demás y de quemarlos en la hoguera como brujos.

Históricamente, esto no tenía nada que ver con lo que podríamos llamar “libertades” hoy en día, y ciertamente no se trataba de libertad de consciencia, sino que era principalmente un grito de llanto por una tregua de la violencia religiosa, y en segundo lugar por el reparto del poder político entre estas sectas heréticas. China nunca en su historia ha experimentado las violentas tragedias infligidas por las religiones occidentales, en particular por el cristianismo occidental, ni tampoco ha experimentado persecución religiosa porque, salvo la ocasional infiltración santa de Occidente, las religiones en China se han limitado a la religión y no a la política. Por lo tanto, nunca fue necesario legislar una carencia de amarga persecución, la verdadera fuente del deseo americano de esa libertad particular. Los chinos siempre han respetado sus propias tradiciones y las de los demás que no fueran de naturaleza sediciosa, mientras que los países occidentales y especialmente los Estados Unidos nunca han respetado nada. China ya es un líder mundial en libertad religiosa, y me gustaría enfatizar la verdad esencial de que la libertad de religión incluye la libertad de religión.

Si miramos la historia, la libertad de religión va realmente sobre el respeto a las tradiciones de los demás. San Francisco Javier, al intentar abrir una misión en China, describió el país en 1552 como “un inmenso imperio, que goza de una profunda paz, y que es superior a todos los estados cristianos en la práctica de la justicia y la equidad”. Cuando el budismo entró en China, abrazó las tradiciones locales, transformándose e integrándose en la tradición local, pero el cristianismo americano, tan profundamente impregnado de violencia, trata de derribar las tradiciones chinas. ¿Se trata realmente de la libertad de religión, o de la colonización de la supremacía blanca y el genocidio cultural? Los americanos promulgan una especie de “temporada de caza abierta” para sus religiones en China, presentando estas premisas como verdades evidentes, pero nadie se detiene a examinar cuán evidentes son realmente, y de hecho si son “verdades” o simplemente una ideología depredadora. ¿Por qué todos los países deberían permitir la libertad de cada religión, y por qué el Cristianismo Americano es la única religión verdadera que requiere la libertad de comercialización exclusiva en China? Hillary tendría un ataque catatónico si China abriera sus puertas a la religión y todos se convirtieran en musulmanes.

Los americanos ven esta llamada libertad como un importante elemento constitutivo de su sociedad, pero para los chinos nunca ha sido un problema, y tiene tanto sentido como protestar en las calles por la “libertad de estacionamiento”. Estas ruidosas, y a veces socialmente violentas, búsquedas de diversas “libertades” sólo tienen sentido cuando se ven a través de una lente histórica o cultural particular. La libertad de aparcamiento no significa nada para nosotros, pero si imaginamos una ciudad que tiene tales problemas, tal vez con un injusto racionamiento gubernamental, podemos imaginar a la gente finalmente protestando y exigiendo menos racionamiento, o contra el racionamiento sólo para favorecer a una clase sobre otra. Puede tener sentido, pero sólo en un contexto particular, y ese contexto, para la religión, nunca ha existido en China, no importa lo que te diga el New York Times. En esta analogía, el verdadero problema y la verdadera fuente del problema, se produce cuando un grupo de personas (lamentablemente blancas) se infectan con una ilusión masiva de superioridad y creen que eso les permite ver la historia de todos a través de este derecho básico de “libertad de aparcamiento”.

Un americano se quejó de que, como geólogo que trabajaba para una empresa china, su director de exploración le dijo que no era asunto suyo cuántas personas murieron en la Revolución Cultural. Su reacción fue de incredulidad y ofensa, y de ser víctima de un gran error moral. Dijo que se sentía “como un Judas Iscariote” -un despreciable traidor a su Dios y a su religión-, por no forzar el asunto con su gerente. Pero si acepto un trabajo en una empresa americana y le pregunto a mi gerente a cuánta gente torturó su gobierno hasta la muerte en Guantánamo, ¿qué diría? Me diría que me callara, que me ocupara de mis asuntos y que hiciera mi trabajo. Pero no es así para los americanos, porque empapados en el racismo supremacista de su retorcido cristianismo, tienen no sólo el derecho sino también la santa obligación de desafiar a otras naciones sobre cualquier error real o imaginario, cargando a cada americano con una misión dada por Dios para asegurar que todos los individuos en todos los demás países le confiesen sus errores abiertamente a él personalmente. Después de todo, es un americano.

Su ideología religioso-política les ha dotado de una especie de manto de superioridad con el que se cubren a sí mismos como un orden natural de cosas, sentados en sus hogares y oficinas democráticos y amantes de la libertad, empapándose de sus derechos humanos mientras brutalizan a la mayoría de las demás poblaciones del planeta. Estas actitudes de intolerancia, incapacidad de adaptación y superioridad son parte del racismo, todo ello derivado de la misma retorcida herejía cristiana, que luego se mezcla con su particular versión disfuncional de la política multipartidista, y coronada con una bandera para formar la religión americana. Todo esto y más es parte de un mismo conjunto que abarca la definición americana de “democracia”.

Al igual que en los viejos tiempos, cuando estos cristianos entran en un país surgen los problemas, porque creen que tienen el derecho de dividirse el poder político con el emperador en sus propios términos, a través de la lente de la ideología, la cultura y la historia occidentales. Dado que los cristianos son la encarnación del “bien”, responden a una autoridad superior a la de los gobiernos nacionales, y utilizan ese poder sobre sus seguidores para ejercer el control político. Los EE.UU. no consagraron su “separación de la iglesia y el estado” por nada; fue enteramente para evitar que la religión tomara el control, y no fue tanto una separación como un destierro. “Te dejaré vivir si te quedas en tu iglesia, pero te mataré a tiros si vuelves a entrar en la casa del Congreso”.

Sólo los países cristianos de derechas han evangelizado y hecho proselitismo de la religión con tanta fuerza, y hoy en día son casi exclusivamente los EE.UU. los que presionan el tema. Y sin embargo, todo es hipocresía por parte de los americanos. Mientras regañan a China para que abran sus puertas a las religiones americanas, los EE.UU. no se dan cuenta de que muchos de sus amigos como Israel y Arabia Saudita no tienen esas puertas abiertas. Aún más, el gobierno americano, los medios de comunicación americanos, el gobierno secreto, gran parte de la América judía y todo Israel, están unidos en la condena de todos los musulmanes como terroristas, usando la religión para manchar a todos los pueblos árabes con un cepillo terrorista y justificar aún más guerras para solidificar la supremacía militar de Israel en Oriente Medio. Si esto no es hipocresía, no puedo imaginar lo que podría ser.

En China no se restringe la creencia en Dios, sino la práctica de una religión en particular, muy extranjera y totalmente política. Todos los países intentan protegerse de lo que consideran factores desestabilizadores de la sociedad, pero los EE.UU. hipócritamente pretenden tener la única definición “verdadera” de lo que podría incluirse en esta categoría, y condenan rotundamente a los que se niegan a capitular. Varios autores se han subido recientemente a este carro, presentando extrañamente al cristianismo como el próximo salvador de China, pintando un cuadro tan generoso, benevolente y bondadoso de esta religión que parecen preguntarse: “¿Cómo puede alguien tener un espíritu tan mezquino como para impedir que esta hermosa cosa entre en China y les infecte como una plaga?

El cristianismo occidental es sólo superficialmente una religión. Las llamadas “libertades” que exige incluyen la libertad de atraer, hacer proselitismo y adoctrinar a un número ilimitado de personas sin supervisión en cuanto a la intención o el contenido. La libertad incluye la capacidad ilimitada de organizar a cualquier sector de la población para cualquier propósito, de recaudar una cantidad ilimitada de dinero por cualquier medio, excepto el robo descarado, pero incluyendo amenazas de condenación eterna, la libertad de gastar ese dinero sin supervisión, incluso de los donantes, pero sobre todo de adquirir vastas propiedades. La libertad religiosa significa estar libre de impuestos. Significa la libertad de adoctrinar a los crédulos y dependientes de una ilusoria lealtad suprema a la institución y a sus líderes. A cambio de lo cual, sus seguidores tienen el confort psicológico de estar en el equipo ganador. Nada de esto es religioso en ningún sentido; todo es político y está impulsado por el dinero. Una prueba fácil de esta afirmación sería permitir que las religiones extranjeras entrasen en China, pero prohibirles que soliciten o acepten dinero u otros activos de cualquier tipo, y ver cómo su interés por China se evapora de la noche a la mañana.

Viene a colación aquí una nota sobre el dinero. Es generalmente aceptado que las dos mejores maneras de hacerse rico en América son iniciar una organización de caridad o una religión. Ambas están libres de impuestos, ambas sin supervisión; ambas tienen un enorme potencial para satisfacer las demandas de hasta el corazón más lujurioso. Ignoraré las organizaciones benéficas aquí, excepto para afirmar que la mayoría de las organizaciones benéficas de los EE.UU., incluyendo las más grandes y conocidas, normalmente distribuyen sólo el 20% de sus fondos a sus supuestos beneficiarios, como los pobres, con un 80% que desaparece en los altos salarios, oficinas de lujo, coches caros, viajes envidiables y enormes cuentas de gastos. Normalmente no se le hace contabilidad a nadie, y las religiones son peores.

Puede que no sepas esto, pero las iglesias cristianas, la Iglesia Católica entre ellas, poseen más centros comerciales de cinco estrellas y edificios de oficinas en el mundo que cualquier compañía de administración de propiedades, además de cantidades ilimitadas de otras propiedades que producen ingresos. Cuando estaba en la universidad, había muchas jóvenes que se graduaban como profesoras y enfermeras que también eran miembros de una u otra secta cristiana, a menudo católica. Diez o doce de estas chicas se unían, ahorraban todos sus salarios durante seis meses y usaban el dinero para el pago inicial de una casa en una de las zonas más exclusivas de la ciudad. Viviendo juntas frugalmente y juntando sus ingresos, podían pagar una casa de un millón de dólares en sólo unos años, en ese momento cederían la casa a su iglesia, y lo repetirían, a veces durante décadas. Esta actividad se llevaba a cabo en cada pueblo y cada ciudad de cada país, una práctica que se extendió durante generaciones, con la totalidad de los ingresos libres de impuestos. El inmenso portafolio de propiedades sería vendido más tarde con una gran ganancia, para ser invertido en acciones, bonos, propiedades comerciales y otras inversiones. Nadie conoció nunca los totales.

Las principales religiones cristianas son todas iguales, siendo los católicos los más ricos. Su “oficina central” -la Ciudad del Vaticano, en Roma- es un país en sí mismo, y ha estado recolectando dinero durante casi 2.000 años, resultando en una riqueza acumulada de desconocidos trillones de dólares, muchos de ellos almacenados en los propios grandes bancos internacionales del Vaticano. Todo ese dinero ha sido recolectado de un público crédulo que espera asegurarse una transición suave a la vida después de la muerte. Extorsión a gran escala con la más poderosa de todas las amenazas -la condenación eterna-. Si me das suficiente dinero, hablaré bien de ti a Dios; si eres tacaño, estás solo. No es una elección fácil. Hasta ahora, el único resultado visible son las organizaciones religiosas con acumulaciones de riqueza casi inimaginables.

La así llamada “religión” mormona es probablemente aún peor. Esta es la estúpida secta a la que pertenece el ex embajador de EE.UU. en China, Jon Huntsman, y para la que fue misionero en Taiwán durante unos diez años. La iglesia mormona exige que los seguidores le den el 10% de todos sus ingresos a la iglesia de forma regular. Y deben ser escrupulosos con esto, porque no es bonito engañar a Dios. Gracias a Huntsman, probablemente hay decenas de miles de taiwaneses tontos que aún sacrifican sus ingresos a una religión iniciada no hace mucho por un hombre al que los ángeles le dieron unas tabletas de oro que enterró en un campo, y que luego, por desgracia, no pudo encontrar, por lo que no tenía pruebas de su visita. Pero puedes confiar en mí. Nadie sabe la disposición de todo ese dinero, pero se informa que los ancianos mormones de América no se mueren de hambre. Los EE.UU. tiene por lo menos muchos cientos, si no muchos miles, de estas religiones de un solo hombre, algunas de las cuales se expanden a nivel nacional o incluso internacional, aspirando enormes sumas de dinero que son devueltas a América y que permiten a los soldados designados por Dios vivir vidas de lujo.

El problema de China hoy en día con las religiones occidentales no es de persecución sino de política, con las llamadas religiones financiadas por la CIA y NED, como ChinaAid de Bob Fu y el culto del Relámpago Oriental, que son simplemente “organizaciones políticas que enarbolan una bandera de conciencia”, como escribió tan perfectamente Allen Yu. No puede ser una sorpresa para la gente pensante de cualquier lugar que China no acepte amablemente la traición política disfrazada de religión. Es más que obvio para cualquiera que lo mire, que el producto que se comercializa es la ideología política americana, y no la religión. Son el Departamento de Estado de los EE.UU., USAID, la CIA y NED, con el gran misionero Jon Huntsman proporcionando apoyo moral, los que mantienen sesiones durante toda la noche en Washington pensando en nuevas formas de “derribar a China”.

Tengo copias de cables del consulado americano en Guangzhou que detallan muy bien la participación política y de otro tipo del gobierno de los Estados Unidos en el proselitismo de sus supuestas religiones, y el ojo vigilante que mantienen sobre los éxitos y las actividades que llaman la atención de las autoridades chinas. Uno pensaría que los americanos estarían demasiado ocupados emitiendo visados o espiando, pero no. Parece que tienen mucho tiempo para supervisar a estos misioneros de los dioses, especialmente los verdaderos cultos mentales escamosos que han introducido, y tiempo para registrar en un detalle aparentemente exhaustivo el número de embaucados atraídos y la cantidad de problemas políticos que han causado. En esos cables, los funcionarios consulares de los EE.UU. parecen sorprendentemente conocedores del culto ilegal del “Relámpago de Oriente”, y extrañamente también lo apoyan.

En cualquier caso, y esto será un trago amargo para Hillary, no hay hordas de chinos protestando en las calles con pancartas que digan “Queremos Religión”. De hecho, es todo lo contrario. En su lugar tenemos múltiples religiones americanas, innumerables ONGs de los EEUU, todos los medios de comunicación occidentales y todo el gobierno de los EEUU, pidiendo a gritos manos libres para entrar en China para venderle las religiones occidentales al pueblo chino. Después de todo, la religión es sólo otro producto y los americanos son buenos en el marketing. Para evitar que el gobierno chino supervise el contenido sedicioso de las religiones americanas en China, la posición americana es que China no tiene derecho a restringir estas “ventas”. Los EE.UU. afirman que tienen el derecho dado por Dios de entrar en China para vender estos productos, y que independientemente del contenido fuertemente politizado y del propósito sedicioso, sólo los chinos individuales (y desprevenidos) tienen algo que decir sobre el asunto, y el gobierno de China tiene prohibido “interferir” en estas ventas americanas. Por último, como alguien señaló tan perfectamente, “La suposición y la expectativa de que una China más próspera seleccionará y se beneficiará naturalmente del monoteísmo occidental es errónea, ignorante, arrogante y espiritualmente imperialista. Las culturas monoteístas tienden a ser los tipos de militantes violentamente competitivos que son un anatema para los chinos.”

Volviendo a los cristianos americanos, su ferviente adhesión a lo que eran en su mayoría ideales mal concebidos que se pudren en mentes enfermas resultó en su convicción de que eran especiales, más cercanos a su Creador que cualquier otro ser vivo, convicción que les imbuía de un imaginario con un hedor muy  contagioso de rectitud moral que invadió el ADN de cada presidente, del personal de la Casa Blanca, de todo el Congreso y, finalmente, de toda la población.

“Para entender a los americanos, primero debemos entender que ellos creen que son `buenos´”. No buenos en el sentido de que se comportan de acuerdo con la idea abstracta del bien (que de hecho no lo hacen), sino que son la encarnación del bien -el bien encarnado-. Esto es una corrupción de la idea de Calvino de los Pecadores Justificados, pero su efecto en la mente americana significa que, por definición, todo lo que los americanos hacen es “bueno”, y que cada vez que los americanos cristianos eligen hacer algo, por muy intrínsecamente malo que sea, sus acciones siguen siendo moralmente justas. Además, no sólo los americanos creen que son buenos, sino que cualquiera que no se adhiera a su marco de ideas religiosas, políticas o comerciales es primitivo o una aberración, y no sólo está “equivocado” sino que probablemente sea “malo”.” Por supuesto que están locos, pero esto es América. Como esta es la principal característica del cristianismo americano, es el aspecto que más requiere exposición y análisis. No fue por nada que Charles Larson escribió “El problema es que los americanos obtienen su religión del mismo lugar de donde obtienen todo lo demás -de su ignorancia y de su credulidad-“.

Es esta “bondad” inherente la que permite a un policía americano matar a tiros a una madre o a un niño inocente, meterle 100 balas a un hombre desarmado y no violento, entrenar a sus perros para que ataquen los genitales de los negros, y golpear a los estudiantes universitarios por protestar contra Wall Street. Es la justicia que fluye de esa bondad la que permitió a Zimmerman disparar y matar a un Trayvon Martin desarmado y llamarlo luego “error judicial” cuando fue acusado de asesinato. Zimmerman cargó su arma porque era bueno, siguió y abordó a Martin porque era bueno, luego le disparó y le mató por esa misma bondad. Obama estaba enviando aviones teledirigidos a Pakistán para matar a miles de niños y de familias porque era la encarnación del bien, por lo que incluso sus actos más viles y malvados eran, por tanto, buenos y agradables a los ojos de su dios.

Madeleine Albright mató deliberadamente a más de 500.000 niños iraquíes porque era buena. Hillary Clinton se rió de forma tan famosa en la televisión nacional del brutal asesinato del Presidente de un país inofensivo (Khaddafi) porque lo quería muerto, y porque tanto su deseo como su celebración del cumplimiento eran “buenos”. Del mismo modo, el USS Vincennes derribó un avión civil iraní matando a casi 300 personas y George Bush se negó incluso a pedir disculpas, porque sabía en su corazón que sus acciones, por muy equivocadas y malvadas que fueran, seguían siendo “buenas”. En el mismo sentido, los americanos dijeron que incluso si invadir y destruir Siria fuera ilegal según todas las definiciones, seguiría siendo “lo correcto”, y eso es porque los americanos son “buenos” y, por definición, cualquier cosa que quieran hacer también debe ser “buena”. De nuevo, por supuesto que están locos. Pero son americanos.

Es esta misma bondad la que produce la avalancha de artículos sobre China por parte de los medios de comunicación de los EE.UU. y de periodistas americanos residentes en China. Sus tergiversaciones de la verdad son necesarias para hacer el bien. Cuando Wal-Mart cerró finalmente algunas tiendas en China, después de su 25ª violación de las leyes, John Bussey escribió un artículo en el WSJ lamentándose de la maldad del gobierno chino “acosando” a inocentes negocios americanos, y quejándose de que Wal-Mart, la mayor víctima del mundo, no tuvo más remedio que “arrodillarse”. Por supuesto que Bussey era plenamente consciente de lo equivocado y retorcido de su historia, pero eso es perdonable porque estaba haciendo el bien. Cuando el senador Schumer o el columnista del NYT Paul Krugman hacen sus declaraciones deshonestas y engañosas sobre el tipo de cambio del RMB de China, lo justifican porque son “buenos” y están castigando a un pecador que “no es bueno”. A veces, para hacer la santa obra de Dios, es necesario decir mentiras perversas sobre la gente, pero como soy bueno y actúo sólo para hacer el bien, Dios lo aprobará.

El estúpido mito del excepcionalismo americano proviene de la misma fuente: Los americanos, al ser buenos, tienen un mandato natural de su dios para influenciar, controlar y determinar el destino del mundo. Y si eligen hacer esto con el cañón de un arma, ya sabemos por nuestro amigo predicador de arriba, que Dios y las armas son una combinación natural y bendita. Las incontables millones de muertes, los cientos de millones de inocentes que viven en la miseria infernal por la participación americana, son, por definición, el resultado de hacer el “bien”. Los horrores, el racismo, la miseria y la pobreza, fueron todas cosas buenas hechas por gente buena haciendo el bien. Incluso la tortura ha sido llevada a la corriente principal de la vida política americana, hasta el punto de que las películas ahora la glamorizan como un valor americano, por lo que aprendemos que la tortura ahora también es “buena”. Para ver todo esto apropiadamente, sólo debemos adoptar la profunda creencia de que los americanos, y sólo los americanos, son “buenos”.

Podríamos preguntarnos por qué, al menos a veces, no hay lugar para el compromiso, para evitar Vietnam, por ejemplo, o Irak, y la miseria de la destrucción total, pero la respuesta es que la Derecha Religiosa no puede comprometerse con el mal, con lo que ellos y, por extensión, su dios, determinan lo que son “pecados”. Un país latinoamericano que quiere redistribuir la tierra y los ingresos, que quiere educación y atención sanitaria, es un mal aberrante con pecados que constituyen una amenaza existencial para los capitalistas americanos que son “buenos”, y Dios no quiere que sus hijos “excepcionales” se involucren con paganos pecadores. Esto puede parecer injusto, pero ¿quiénes somos nosotros para cuestionar la voluntad de Dios?

El ciego encaprichamiento de los americanos con su corrupta y disfuncional democracia proviene en parte de la misma raíz y opera desde el mismo manual de política religiosa que todas sus otras locuras y violencia. En su libro “Falsa Herencia”, Michael Rice escribió:

 “… con el declive de la creencia religiosa y el debilitamiento de los lazos sociales que la religión impone, ha habido una marcada tendencia a investir a los movimientos políticos con muchos de los elementos de la fe religiosa. La gestión social que representan (los movimientos políticos) no se diferencia en nada de las exigencias absolutas de fe impuestas por la iglesia medieval.”

El camino a seguir está claro: si esto es algo que los americanos quieren, debe ser “bueno”, en el sentido del bien encarnado, y cualquier otro sistema de gobierno es, por definición, una aberración pecaminosa que debe ser destruida, ya que los hijos de Dios no pueden implicarse en el mal. Es interesante pensar que si los americanos un día se dan cuenta de la estupidez de su sistema de gobierno lo reemplazarían al instante, y presumiblemente Dios cambiaría de opinión en el mismo momento. Pero, mientras lo quieran, no sólo es “bueno”, sino que es un valor universal que refleja los anhelos de toda la humanidad.

Cuando se consideran estas observaciones, está claro que el estilo de democracia de los EE.UU. encaja firmemente en esta teología, y evoca la misma ideología ciega e irracional que cualquier otra parte de la religión americana. Es esta teología patológica la que otorga a los americanos la superioridad que se deriva de su herencia divina, y la que produce el fanatismo y el racismo que ve a todas las demás naciones compuestas por sub-humanos dignos de exterminio. Desde antes de la época medieval, las religiones que adoptaron esta patología no dudaron en usar su ejército para matar a todos los que no estaban de acuerdo con ellos. Estas eran todas, por supuesto, las naciones coloniales brutalmente salvajes, incluyendo a Japón e Israel. Y para que no quede sin decir, el comercio americano está arraigado en la misma teología criminal que la política americana.

La Máscara de la Utopía se encuentra por todas partes en América, pero en ningún lugar es más evidente que en las cosas relacionadas con la religión, en esa “bondad”. Podemos preguntarnos que cómo es posible que personas pensantes ejecuten actividades criminales tan masivas, propaguen tantas falsedades, causen tanto sufrimiento visible y, sin embargo, sean incapaces de ver el inmenso abismo entre sus ideales y sus acciones, y sigan afirmando que son “buenos”. Tienen ante ellos los Diez Mandamientos, que creen que les fueron entregados por su Dios, uno de los cuales dice “No darás falso testimonio contra tu prójimo”. Pero dicen miles de grandes y destructivas mentiras acerca de todos los que no les gustan, incluyendo especialmente a Rusia y a China hoy en día, y no ven ninguna desconexión. Madeleine Albright tenía el Mandamiento que dice “No matarás”, entregado a ella por su dios, y luego se propuso matar deliberadamente a medio millón de niños inocentes mientras le decía al mundo, “Los Estados Unidos son ‘buenos'”. Obama profesó un profundo cristianismo mientras mataba a miles de familias y de niños inocentes de la manera más cobarde imaginable.

Las religiones occidentales y la miseria humana han sido compañeros constantes durante al menos dos milenios. Steven Weinberg escribió, “Con o sin religión, tendrías gente buena haciendo cosas buenas y gente mala haciendo cosas malas. Pero para que la gente buena haga cosas malas, se necesita la religión.” Noah Millman escribió, “Después de todo, el número de países cristianos en la historia que han sido gobernados según los principios de la no violencia es exactamente cero. Mientras tanto, son (los Judíos) quienes escribieron el Salmo 137, una oración de venganza que termina con alegría ante la idea de “estrellar los cerebros de nuestros enemigos contra las rocas.” Son los judíos de extrema derecha en Israel quienes afirman: “Es la voluntad de Dios que matemos a todos los palestinos”. Es difícil entender cómo la gente cuerda puede trastocar su religión hasta el punto de que incluso la tortura y el asesinato se vuelvan moralmente justos, pero se las arreglan. Siempre son los extremistas religiosos de extrema derecha, ya sean cristianos, judíos o musulmanes, los que exhiben todo el fanatismo, el racismo, el odio y la ideología ciega. Son ellos los más peligrosos. Durante miles de años, la religión se ha utilizado como medio para controlar a la población y justificar todo tipo de atrocidades. ¿Quién puede olvidar las Cruzadas, las Inquisiciones, todas las “Guerras Santas”? Irak y Libia no fueron mejores.

En un artículo de 2014 en Counterpunch, el autor y director de cine, Andre Vltchek, escribió una condena feroz de la violenta historia de la religión occidental, sobre todo del cristianismo, comenzando con lo que llamó el “archi-criminal Cristóbal Colón”, escribiendo que “naciones enteras fueron puestas en el altar de los sacrificios” y destruidas. Y así fue. Esta fue la historia de la gente que vino al Nuevo Mundo. Desde sus primeros días, fue la religión la que alcanzó niveles tan absurdos de brutalidad con tanto desprecio y rencor por los seres humanos, tanto racismo y fanatismo. “Los que sostenían la cruz estaban demasiado intoxicados por la vil rectitud; estaban demasiado abrumados por la codicia, demasiado sádicos. La gran mayoría de la gente del llamado Nuevo Mundo simplemente desapareció. Los que no fueron asesinados fueron salvajemente brutalizados. En un momento dado, la aristocracia española estaba tan horrorizada con el cristianismo, que envió sus barcos a África y rogó a los ejércitos musulmanes que liberaran a España del terror cristiano. Lo cual sucedió. Ningún dogma, ninguna ideología, ha esclavizado al mundo como el cristianismo. Ninguna religión o ideología ha asesinado a más gente.”

¿Y cómo podemos olvidarnos de Chris Kyle, el mayor francotirador americano de todos los tiempos? Este hombre era tan querido por los americanos que se erigieron estatuas de bronce en su honor. Hubo un tiempo en que las películas de Hollywood imaginaban a los francotiradores como los más cobardes de todos los criminales de guerra, pero ya no. Kyle, según sus propios informes, mató a unas 100 personas. Leí un informe en el que Kyle afirmaba que su muerte favorita era volarle los sesos a un bebé mientras lo sostenía en brazos su madre a unos 1.000 metros de distancia. En su autobiografía Chris Kyle escribe: “Me encantaba matar. Sólo desearía haber podido hacer más eso”. Pero el punto es que Kyle tenía una cruz tatuada en su hombro “porque quería que todos supieran que era cristiano”.

El dios cristiano, y el dios judío también, es un dios de amor, de tolerancia, de paz y de perdón. “Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti. Pon la otra mejilla. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Mira la viga en tu propio ojo antes de criticar la paja en el ojo de tu vecino”. Pero cuando vimos a americanos ignorantes desfilando por las calles contra el Saddam Hussein de Irak, llevando pancartas y gritando “Colgad a ese hijo de puta”, no es dios el que habla, es la religión. Los americanos se han engañado a sí mismos con que sus versiones del cristianismo provienen de su dios, pero en su retorcida ignorancia sacan sus ideales utópicos del Cielo mientras que sus acciones son todas sacadas del Infierno. Se dicen a sí mismos que su Biblia es santa, pero no lo es para ellos; la han subvertido para servir a sus propios fines, para justificar y poner una cara moral a cada acción maligna que planean cometer, encontrando en este libro sagrado evidencias de la aprobación de todo por parte de su dios, desde la esclavitud hasta la represión brutal y el genocidio, usando el engaño como una especie de herramienta preventiva para eliminar al dios real de sus vidas y sustituirlo por una deidad mítica que los considera “buenos”.

Por último, es necesario comprender que Dios y la religión son en realidad tan distintos entre sí que casi no están relacionados. Dios es un destino; la religión es un vehículo. Como analogía, si los ciudadanos chinos quieren viajar a la Capital para venerar la tumba del Presidente Mao, bien, pero no adoran el tren que los lleva a Beijing. En Occidente, todo se trata del tren, mientras que el conductor, ausente de toda evidencia, reclama su designamiento divino, y por lo tanto su justificación para el control de nuestras vidas. Eso no sería tan malo, pero el control está casi totalmente centrado en el dinero y en la guerra, por lo que prácticamente todas las religiones occidentales son obscenamente ricas, y por lo que cada guerra de consecuencias y cada matanza de civiles inocentes desde el Imperio Romano han sido iniciadas por cristianos o judíos. O, más exactamente, iniciada por judíos y ejecutada por cristianos.

 Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos de estudio en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020

Traducción: PEC

Pages: 1 2